El Levante supone un punto de inflexión en la historia de Maserati. El nuevo modelo de la marca, que hace su estreno mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra 2016, permite a la firma del Tridente acceder al segmento de lujo más grande del mundo. El Levante contribuye significativamente a la creación de la gama de producto más completa en la historia de Maserati.

El nombre Levante está inspirado en un cálido viento mediterráneo, que puede cambiar de ser leve a tener la fuerza de un vendaval en un instante, a semejanza del carácter del primer SUV de Maserati.

El Levante está basado en la evolución de la plataforma berlina, diseñada exclusivamente por Maserati. El chasis del coche ha sido desarrollado específicamente para ofrecer una maniobrabilidad única en carretera y unas buenas capacidades off-road, con un confort y una funcionalidad aptos para el uso diario. Este SUV italiano fue concebido alrededor de tres pilares principales: diseño, exclusividad y prestaciones. Representa la combinación óptima de estos tres elementos en el mundo de los SUV.

Maserati Levante

Maserati Levante. Foto: Maserati

El diseño del Levante es atractivo y distinguido, aprovechando los elementos estéticos más valiosos del estilo italiano. Su diseño trae un nuevo concepto al mundo de los SUV, combinando el espacio y las líneas coupé, al tiempo que consigue la mejor eficiencia aerodinámica en su segmento con un coeficiente Cx de sólo 0,31.

Su exclusividad también se encuentra en características técnicas como la suspensión neumática y el sistema Q4 AWD, que forma parte del equipamiento de serie, y en el alto nivel de personalización, que incluye dos packs vanguardistas, Sport y Luxury. El resultado es una experiencia de conducción tan genuina como la marca Maserati y sus clientes.

El esquema de la suspensión de aluminio de “doble triángulo – cinco brazos” incluye de serie elementos elásticos neumáticos y amortiguadores Skyhook controlados electrónicamente. Esto, junto con el sistema inteligente de tracción a las cuatro ruedas Q4 y el nuevo sistema Torque Vectoring, le proporciona el comportamiento en carretera de un GT y, sorprendentemente para un Maserati, una buena capacidad todoterreno. El Levante fue diseñado para tener el mejor confort de su categoría en carreteras en mal estado y el mejor comportamiento en nieve y hielo. Al mismo tiempo, el equipamiento off-road completa un producto hecho para sorprender también a los amantes de la aventura.

Maserati Levante

Maserati Levante. Foto: Maserati

El Levante está equipado con la última evolución de motores Maserati V6. Las dos versiones del motor de gasolina con doble turbo y el turbodiésel son alabados por el sonido único firmado por Maserati y por sus excepcionales prestaciones.

El motor V6 Maserati de gasolina, con la última inyección directa GDI y el doble turbo, está disponible en dos versiones con diferentes potencias: la tope de gama, con 430 hp y 350 hp. El Levante más potente pasa de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y tiene una velocidad máxima de 264 km/h, mientras que las cifras para la versión de 350 hp son 6 segundos y 251 km/h, respectivamente. El Levante también está equipado con el propulsor turbodiésel V6 de inyección directa por conducto común. El motor de 3 litros es capaz de entregar 275 hp y pasar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos, además de lograr una velocidad máxima de 230 km/h y mantener el consumo de combustible en sólo 7,2 litros/100 km, según el ciclo de homologación europeo NEDC.

Ambas versiones del Maserati Levante incorporan una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades, que proporciona un gran confort y rápidos cambios de marcha, dependiendo del modo de conducción seleccionado. El conductor del Levante puede elegir entre cuatro modos de conducción diferentes: “Normal”, “I.C.E.”, “Sport” y “Off-road”. Cada uno de ellos le da un carácter diferente al coche, a base de cambiar los parámetros de funcionamiento del motor, la transmisión, las suspensiones y los controles electrónicos.