El Rally México 2017 sufrió y mucho, y esto fue a colación por la salida por la puerta trasera de Volkswagen el año pasado, y lo escribo de esa manera por el hecho que su escándalo de fraude por el dieselgate causaron al grupo que abandonara la competición de alto nivel como también fue Audi en Le Mans. Ya tenían un auto desarrollado para este año pero mejor optaron por tirar todo y de paso los patrocinios esto a poco tiempo de la presente temporada donde los alemanes eran el principal promotor del Rally México.

Por esta razón noté una merma en las facilidades e instalaciones, (he estado presente en las 14 ediciones) y claro la más importante fue el cambio de la arrancada en Guanajuato, por el trazo en el Zócalo de la Ciudad de México, una idea que no gustó a la fanaticada leonesa pero que permitiría llevar al rally a un mercado más grande de cara a la edición 2018 y que más capitalinos se animen a ir a los tramos de León.

Rally México WRC 2017

Rally México WRC 2017. Foto: Ricardo Silverio

Esta idea del Zócalo fue excelente pero mal ejecutada a mi parecer, ya que los espacios para afición fueron pocos y tanto la iluminación como vista en general fue reducida y si a esto le agregamos que el dios Tláloc estaba de malas y mandó lluvia pues las cosas se complicaron más. El espectáculo fue bueno por parte de los autos que resonaban en las paredes del Zócalo, pero como les comento deslucido para los asistentes y esto será un área de oportunidad si es que se repite el año siguiente.

El colmo de la mala suerte llegó en la noche cuando todo había acabado y el convoy de prensa y autos de competencia tomo camino para León donde la idea era llegar alrededor de las 3 AM pero un incidente en carretera o movilización de maquinaria (nunca tuvimos bien claro que pasó) hicieron que el contingente llegara hasta las 10 AM del siguiente día por lo que las dos primeras etapas del rally se cancelaron.

Rally México WRC 2017

Rally México WRC 2017. Foto: Ricardo Silverio

Por suerte para mí ya habíamos podido apreciar los autos del WRC en acción en el shakedown del miércoles por la tarde donde supimos que sería un fin de semana complicado por las condiciones del clima, dejamos a un lado el sol inclemente por frío y lluvias ligeras pero constantes.

El espectáculo.

Qué les puedo decir, el WRC es para mí uno de los mejores espectáculos automotrices donde los pilotos se enfrentan a muchas variables a cada segundo por lo que aquí se demuestran “las manos” de los mejores. En el shakedown pudimos comprobar la diferencia de los nuevos WRC en contra de los del año pasado y era increíble ver como los antiguos tomaban las curvas cortando a bajo las velocidades y retomando velocidad gradual, mientras que los nuevos parecían ir sobre rieles y se escuchaba al motor empujar en todo momento, y eso que en la altitud mexicana pierden alrededor de 70 hp.

Rally México WRC 2017

Rally México WRC 2017. Foto: Ricardo Silverio

Nuevamente los caminos de terracería de León, Guanajuato y Silao se llenaron de turistas y locales que ya saben lo que es un rally y sus protagonistas, gentes de todos los estratos económicos compartiendo un pedazo de tierra y pasándola bien (así debería ser siempre) acampando, carnes asadas llenas de polvo, litros de cerveza (aun así no hay desmanes) frío, lluvia para ver pasar 15 coches unos segundos bien valen la pena y por eso el rally ha crecido en estos 14 años.

Pasos de agua, horquillas de subida, frenadas ante un desfiladero, piedras volando, poca visibilidad, problemas mecánicos, volcaduras fueron parte de la competencia dominada por Kris Meeke que ganó la mayoría de los tramos y al final en la Power Stage que da unos puntos más estuvo a punto de perderlo todo al salir del camino hacia un estacionamiento público, pero al final esto será una anécdota de su victoria.

Rally México WRC 2017

Rally México WRC 2017. Foto: Ricardo Silverio

El punto interesante es que Citroën le echo a perder la fiesta a Hyundai quienes apostaron mucho en el patrocinio de este año, pero sus tres autos tuvieron problemas mecánicos que acusaron sobrecalentamiento, además de algunas penalizaciones las cosas no pudieron mejorar en los cuatro días por lo que quedaron relegados.

Toyota tampoco pudo lucir su nuevo auto en México y el Ford de Sebastien Ogier se conformó con la segunda plaza, aunque esto fue más por manos y conocimiento del terreno del francés que por la máquina, así, Citroën que ni se vende en México le arruinó las cosas a los que sí.

Los autos fueron espectaculares y seguramente para el 2018 estarán mucho mejor asentados, sin dudas los que se robaron las miradas este 2017 en el Rally México fueron los Toyota y Citroën con diseño agresivos. Un rally complicado, pero la organización pudo hacerlo una vez más y nos vemos en el 2018.