La planta de Solihull en el Reino Unido llevó a cabo una celebración con tintes nostálgicos, y es que fabricaron el último Land Rover Defender luego de 68 años en la línea con procesos de ensamble artesanales, mismos que el día de hoy son incosteables y requiere alrededor de 56 horas de mano de obra por unidad, esto contrasta con las 48 horas que requiere por ejemplo un Discovery Sport

Además de lo anterior otra cuestión que ha obligado al retiro a este Land Rover Defender es el hecho de las emisiones contaminantes, tecnologías de seguridad en caso de colisión y claro, el hecho que el nicho de los vehículos 4×4 cada veza está más acotado.

Durante esos 68 años de producción se han fabricado 2.016.932 unidades del Land Rover Defender más está edición especial que no tiene nada de especial en cuanto equipo de serie. El último Land Rover Defender 90 Heritage Soft Top no será comercializado y se quedará en el museo de las marcas Jaguar y Land Rover.

Land Rover Defender

Land Rover Defender. Foto: Land Rover

Ahora el futuro es un tanto incierto, ya que este tipo de unidades ya no tienen tanta demanda y el crecimiento desmedido de los SUV´s con pretensiones todo camino ha dominado el mercado, pero Land Rover no puede o no debería dejar morir este nombre. Lo lógico sería una nueva generación adecuada a los gustos y necesidades del presente aunque el problema podría ser que también lo traten de hacer un modelo lujoso con vestiduras en piel y maderas nobles en el tablero, algo sin dudas inútil para el uso final.

La cadena de montaje del Land Rover Defender no se desmantelará ya que marcas cuentan con un programa de renovación y reparación de modelos anteriores a 1990, donde los 12 mejores técnicos seguirán al frente de esta sección.

Han sido 68 años de vida para el Land Rover Defender, casi una generación, un sobreviviente que no pudo con el mayor enemigo que tienen todos los procesos y tradiciones; la modernidad.