En el año 2009 KIA presentó el modelo Soul con un diseño extraño pero llamativo, en las fotografías pareciera ser pequeño, situado como competidor del Fiat Panda, pero las cosas no son así ya que el Soul es realmente grande y esto lo noté cuando lo conocí en México y ahora pudimos manejar en nivel-C el tope de gama, es decir el KIA Soul Turbo.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

En la calle y donde se estacione el KIA Soul Turbo llamará la atención y claro siempre existirá la comparación de “es como un MINI, pero más grande”, y es que al igual que el inglés, este coreano tiene un gusto a juguete tipo Tonka, es decir formas grandes, toscas y extrañamente divertidas. Basta decir que la altura es de 1.600 mm, ancho de 1.800 mm y largo de 4.140mm, situándola en el rango de los SUV´s medianos.

El diseño como les comentaba es interesante por así decirlo, y si usted es una persona extrovertida el KIA Soul Turbo es su opción. Al frente contamos con dos inmensas luces y una pequeña parrilla central y abajo la prominente fascia monta una parrilla en color negro mate enmarcada en tono negro brillante y una línea de diseño de tonalidad roja, color que también se ve en la carcasa de los retrovisores y techo.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

La forma en general es “cuadrada” pero la línea de color del techo da una ilusión de caída en la parte trasera, aunado a la forma de los vidrios de las puertas traseras. La parte lateral denota los grandes pasos de rueda y las inmensas ruedas de 18” que en las fotos se ven pequeñas, pero no lo son. La parte trasera también es completamente diferente a todo lo demás, con un gran portón de la cajuela y luces verticales. De manera personal no me gusta mucho el tono en negro brillante que aparece en la carrocería, como la parte superior del difusor.

Al interior el nivel de equipo y materiales le sitúan casi al nivel de un auto Premium, el espacio para los pasajeros es total tanto en las piernas, hombros y el techo (mido 1.76 y había mucho espacio hacia arriba todavía aun en plazas traseras) los asientos ofrecen buena sujeción lateral y regular para la lumbar y el material símil a la piel que se combina con la tela podría ser mejor ya que a la vista pareciera de plástico. Las costuras en nuestro KIA Soul Turbo eran rojas y aparecían en detalles del tablero, volante, palanca de velocidades y claro, asientos.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Al igual que en la parte exterior el plástico negro brillante hace su aparición en detalles del volante marco de la pantalla y base de la palanca, un color/material que puede o no gustarle o no, pero que se ensucia “con solo verlo”. Al volante encontramos muchos controles como el de audio, telefonía, modos de maneo y control de crucero por lo que evita distracciones.

Apartado mecánico

El KIA Soul Turbo se comercializa en México en tres versiones, dos normalmente aspiradas (1.6l y 2.0l) y en el caso del turbo es un 1.6l que desarrolla 202 hp y un par motor de 195 lb-pie asociado a una caja de cambios de siete pasos.

En cuanto a las asistencias de manejo cuenta con toda una artillería de sistemas, como frenos ABS, control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente, sensores de punto ciego y de reversa, etc.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Como les comentaba al principio la prueba de manejo con el KIA Soul Turbo fue una agradable sorpresa, primero con la primera impresión del diseño y luego al encontrar la posición de manejo con todos los elementos a la mano y un ambiente sobradamente espacioso. Detalles de auto de mayor precio completaron el momento y de paso el botón para controlar la luz interior en las bocinas y adecuarla a nuestra música y sentirnos en la fiesta.

Al encender el auto las cosas no parecían nada excepcionales, incluso ya en marcha el motor es muy silencioso. En la ciudad jugué con los modos de manejo ya que ofrece ECO, normal y SPORT donde como ya es una constante varía la entrega de potencia al acelerar. Obviamente en la ciudad el modo ECO fue el protagonista ya que no necesitaba potencia y con los precios a la alza de la gasolina no necesitaba velocidad, de hecho el modo normal casi no lo ocupe ya que las velocidades en el tránsito diario son mínimas.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

En este rato de manejo noté la suavidad de la dirección y el radio de giro reducido que tiene el KIA Soul Turbo, si bien tiene una buena vista perimetral los gruesos pilares pueden generar puntos ciegos, particularmente los frontales ya que en los traseros estamos apoyados por los sensores.

Nuestra prueba nos llevó a la carretera, primero de cuota y posteriormente federales llenas de curvas… y baches. En este momento el modo SPORT fue colocado y la respuesta cambió totalmente en el motor. La palanca de cambios cuanta con la opción de caja semimanual pero es algo incomoda por lo que se extrañaron cambios al volante, por lo que todo fue enteramente automático.

La respuesta del motor es buena, no excelente ni de deportivo pero el turbo se hace sentir particularmente en la zona media ya que la entrega del mismo está en el rango de las 4.500 rpm, rebases y recuperación de velocidad no fueron ningún problema mientras que la calidad de marcha se mantenía gracias al bajo ruido proveniente de afuera y la suspensión que absorbía prácticamente todo debido a la puesta a punto intermedia, aunque penalizaba un poco el paso por curva a velocidad.

KIA Soul Turbo

KIA Soul Turbo. Foto: Ricardo Silverio

De hecho lo anterior podría ser un poco el problema del KIA Soul Turbo ya que las dimensiones de altura y suspensión juegan en contra en manejo dinámico, pero esto es al ir a tope, en el día a día será imperceptible. Los frenos son potentes y si generan un poco de movimiento nervioso en la parte trasera, pero nuevamente esto pasa al “exprimir” el modelo a fondo.

Algo que también llamó la atención fue el bajo consumo de combustible ya que tres días de manejo citadino y la salida a carretera en modo Sport y acelerando consumimos apenas medio tanque (de un total de 54 litros). Si bien el KIA Soul Turbo no es un deportivo (ni busca serlo) ofrece buenas capacidades de manejo y un consumo bajo para ser el vehículo “de diario”, y además este Soul evoca lo que en su momento fue MINI, un auto irreverente, diferente y divertido (MINI ahora ha apostado más a una “madurez”) algo que puede o no gustarle, y ahí está su éxito, no es un auto más del montón.