En el año 2013 Jaguar Cars presentó en el Salón de Frankfurt el modelo Jaguar C-X17, el concepto de un SUV que estudiaría la respuesta del público, la cual fue buena para la marca, toda vez que dicho segmento es el que representa los mayores ingresos de ventas. En 2015 se anunció el Jaguar F-Pace que prácticamente no cambiaba nada con respecto al C-X17y las ventas comenzaron el presente año.

Obviamente Jaguar utilizó toda la experiencia que ha adquirido con la marca Land Rover para la puesta a punto del Jaguar F-Pace, aunque en este caso se enfocaron a la comodidad. Jaguar presume al igual que en el resto de la gama una disminución de peso gracias al empleo de materiales como aluminio, compuestos y magnesio en el chasis. En cuestión mecánica comparte el motor supercargado del Range Rover Sports HSE con 340 hp.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

Forma y Función

El Jaguar XE trajo consigo un nuevo lenguaje de diseño para la gama, esta forma goza de líneas limpias y elegantes algo que siempre ha caracterizado a Jaguar. Para el caso de la Jaguar F-Pace no podía ser la excepción y vemos el mismo frente, al menos en la línea de los faros mientras que la parrilla obviamente es de mayor tamaño y en el caso de la versión First Edition cuenta con recubrimiento en terminación de red negra, al igual que las tomas de aire laterales. La vista se ve complementada por elementos en terminación de aluminio pulido dejando atrás los cromados que no siempre son la solución para “verse de lujo”.

La parte trasera al igual que los sedanes toma el mismo diseño pero gracias al sobredimensionado de tamaño las formas lucen mejor y sin serlo le dotan de un carácter deportivo, incluso como el de un hactback, tal vez lo único que desentona es la moldura para el difusor trasero, mientras que el alerón integrado al vidrio es muy buen detalle.

Al interior las cosas son realmente atractivas y simples, no hay necesidad de saturar de botones o insertos el tablero por lo que se logra una experiencia hasta cierto punto minimalista. Para comenzar contamos con asientos de buen tamaño que brindan un excelente confort, algo que también va para los ocupantes traseros.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

En el Jaguar F-Pace First Edition que probamos contamos con una combinación de colores interiores muy sobria de asientos claros con elementos del tablero negros que cuentan con algunos detalles en terminación aluminio pulido y negro brillante. El volante cuenta con una botonería mínima (telefonía, volumen, control de crucero) y deja todas las opciones a la pantalla táctil central. En esta consola solo tenemos la botonería del aire acondicionado.

Al centro de la consola vemos el dial que sustituye a la palanca de velocidades, algo que ya habíamos visto en los modelos de la marca y Land Rover, pero que no deja de ser atractivo, ya que se encuentra “escondido” y al dar marcha se despliega. Por debajo encontramos los botones para modificar el tipo de manejo, que va desde nieve hasta deportivo, cambiando así la entrega de potencia y gestión de caja.

Uno de los detalles mejor logrados y que es tendencia en la industria automotriz es que el panel de instrumentos es totalmente digital por lo que podemos configurar algunos de sus elementos, además cabe señalar que el diseño es claro y agradable a la vista.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

Y sí, siempre existirá un “pero”, y es que el Jaguar F-Pace nos da una excelente vista tanto exterior como interior, pero algunos materiales de los paneles internos o por ejemplo el de la columna de dirección tienen un sentir a mucho plástico, esto puede ser ver demasiado el detalle, pero para este segmento de vehículo esto es inaceptable.

Apartado mecánico

En el mercado mexicano Jaguar F-Pace se venderá en tres opciones: Prestige, R-Sport y Firts Edition, siendo esta ultima la que probamos y cuenta con detalles especiales en lo visual, pero también en la potencia, ya que el motor V6 supercargado de 3.0 litros desarrolla 380 hp, es decir 40 hp más que en las versiones de entrada.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

El par motor que brinda es de 450 Nm que se obtienen a las 4.500 revoluciones. Todo esto va asociado a una caja de cambios automática de ocho pasos con paletas de cambio detrás del volante y una tracción a las cuatro ruedas. El peso de todo el conjunto con todo y los materiales ligeros empleados se queda en los 1.861 kg, aun así es menor que en la mayoría de sus rivales directos.

Como ya es normal en las nuevas generaciones de vehículos, la electrónica tiene un lugar muy importante, y más para el Jaguar F-Pace que busaca ser cómodo y lujoso, por ello cuenta con sistemas de asistencia de frenada, sensores perimetrales, modos de manejo y claro conectividad.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Debo confesarles que en este punto el Jaguar F-Pace me causó gran expectativa y lo pude comparar con el Porsche Cayenne GTS que probamos hace unos días. Al ver el modelo de Jaguar, transmite un sentir de lujo, este SUV es realmente atractivo y esto se magnifica al ingresar, ya que contamos con mucho espacio, contamos con la posibilidad de configurar la iluminación interior, el techo panorámico es un buen detalle e incluso la interfaz de la pantalla son gratos.

La comodidad es total y podemos rápidamente “encerrarnos en nuestra burbuja” gracias al aire acondicionado y el sonido Meridian que presume. Freno, botón de encendido y el Jaguar F-Pace toma vida con un sonido ronco y deportivo que promete una gran respuesta de manejo, pero el primer día fue solo transporte en ciudad, por lo que pusimos el modo confort de manejo y simplemente a disfrutar del momento y esto se ve acentuado por el suave trabajo de suspensión que ofrece que filtra prácticamente todo en el camino.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

La dirección asistida es suave también y permite maniobrar, aunque obviamente tenemos que tener en cuenta que estamos manejando un SUV de 4.731 mm de largo por 2.070 de ancho. Aun así las cosas son sencillas, si usted está buscando un SUV de lujo sin complicaciones de manejo para transporte citadino y salidas carreteras el Jaguar F-Pace es buena opción.

Al siguiente día sería nuestra prueba y fotos por lo que fui a las inmediaciones del Estado de México donde ya tenía un lugar en mente, el problema es que en el trayecto tocó lluvia, zona de obras y una carretera a medio hacer llena de charcos con lodo, así los planes para las fotos con la Jaguar F-Pace limpia se disiparon y acudí al “plan B”, es decir sacarla del pavimento y enfrentar algo de tierra, caminos poco transitados, piedras, lodo, pasto mojado, en fin lugares donde casi nunca estará en uso normal la F-Pace.

Para llegar al punto que vemos en las fotos pasé por una zona llena de curvas por lo que opté por colocar el modo deportivo y usar las palancas de cambios, y la respuesta del motor es realmente sobresaliente al igual que el sonido, la potencia y par hacen un lado el peso del conjunto para tener aceleraciones y recuperaciones de lo mejor. La caja de cambios funciona bien sin llegar a ser sobresaliente ya que no tiene enfoque deportivo. Los frenos tienen un tacto suave pero son potentes y son capaces de detener al conjunto cuando se requiere incluso en situaciones de poca adherencia, como me tocó con la lluvia y sin generar movimientos nerviosos.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

El problema, porque sí, encontramos un punto en contra y fue la suspensión, que como les comenté tiene un sentir suave y este no cambia en el modo sport de manejo por lo que los movimientos inerciales frontales y laterales se sienten demasiado, por lo que penalizan el paso por curva, por lo que el F-Pace pierde el carácter deportivo, algo como lo que pasaba con el Jaguar XJ.

Pero este punto en contra que penaliza un manejo dinámico sirve mucho para el confort y también demostró ser muy bueno fuera del camino, y es que el sendero que encontré era poco apto para circular con autos y aquí la suspensión trabajó de manera sobresaliente en cada desnivel de la terracería, mientras que la dirección se mantenía sencilla. Para el motor, subir por una pendiente con poca tracción era un mero trámite, en ningún momento se forzaba la máquina al igual que en el pasto mojado.

Jaguar F-Pace First Edition

Jaguar F-Pace First Edition. Foto: Ricardo Silverio

Por último tuve un tramo de tierra más lisa por lo que pude acelerar y la estabilidad fue buena por el trabajo de las suspensiones aunque en el curveo se sentía el “muelleo”. Otro efecto que encontramos en ciertos momentos fueron los sonidos estructurales, particularmente en el eje trasero, esto por la construcción en aluminio, si bien es normal no era agradable tomando en cuenta el precio de la unidad.

Ahora haciendo una comparativa directa del Jaguar F-Pace con Porsche Cayenne GTS (con todo y sus enfoques muy diferenciados) la de Alemania gana, pero no por estilo, lujo y refinamiento sino por tren motriz ya que cuenta con una suspensión regulable en altura y dureza que le cambia la cara en unos segundos, mientras que la inglesa pareciera estar hecha solo para el transporte y paseo dejando a un lado algo muy importante como el manejo deportivo. Además de este punto, el precio de Cayenne es inferior, alrededor de 1.556,000 pesos, mientras que la F-Pace se comercializa en dólares (con los problemas que eso acarrea) en 99.900 dólares (ambos precios al mes de agosto de 2016 según sus páginas oficiales).

El Jaguar F-Pace ofrece todo el lujo y diseño que les caracteriza pero no el espíritu deportivo de la marca, aunque como lo viví en esta prueba de manejo, un alto porcentaje de los potenciales clientes de esta unidad jamás sacara su F-Pace del pavimento o le exigirá manejo en pista. Jaguar es comprar estatus es un estilo de vida y un prestigio mundial.