Nos esperaba una semana de viajes continuos y en la agenda teníamos uno de los productos más nuevos de Infiniti en México, la QX70, que si bien es el modelo más chico de los SUV´s de la marca es muy imponente con sus 4.865 mm de largo, ancho de 1.925 mm y una altura de 1.600 mm. Pero a comparación de los modelos QX60 y QX80, esta versión tiene un diseño más fluido y hasta cierto punto deportivo.

Destaca que con ese tamaño logre una forma de auto coupé, desde el frontal con líneas de diseño sobre los pasos de rueda y cofre hasta la caída en la parte trasera con formas suaves, algo que podríamos comparar con el Land Rover Evoque coupé.

Y bueno, por fin nos subimos a la Infiniti QX70, y la atmósfera que transmite es de lujo, los materiales son de excelente calidad, y denota un carácter sobrio con los colores oscuros que van desde el tapizado de los asientos hasta los elementos del tablero y volante. La piel oscura solo se ve interrumpida por insertos en terminación aluminio pulido, algunas partes cromadas y detalles en negro brillante.

Ese primer día de recepción del vehículo, fue una bendición el sistema de cámaras y sensores perimetrales para acceder al estacionamiento ya que el tamaño genera puntos ciegos, aunque no al frente gracias a la forma del cofre.

Infiniti QX70

Infiniti QX70. Foto: Ricardo Silverio

El segundo día si teníamos un viaje de aproximadamente 400 km por carretera de cuota con largas rectas y posteriormente una zona muy sinuosa. Pero antes de comenzar todo eso estaba salir de la ciudad, con el acostumbrado tránsito, la parte buena de la Infiniti QX70 fue el sentir que vamos en una burbuja, aislados del ruido exterior y gracias al trabajo de suspensión iremos sobre las nubes, lo raro es que el espacio interior es realmente grande y uno se puede sentir pequeño, o si su autoestima es muy alta, el tamaño será el indicado.

Las dimensiones totales de la Infiniti QX70 impactan pero esto no la hace un problema en la ciudad y tenemos un buen campo visual apoyado por sensores, en este punto la entrega de potencia es adecuada y suave mientras que la dirección nos permite maniobrar con relativa soltura.

Luego de perder una hora para salir de la ciudad gracias al tránsito, llegamos a la carretera de cuota y comenzaron las rectas. Aquí encontramos el punto que podría ser el mayor problema de la Infiniti QX70 y es el sentir de pesadez, la ficha técnica de la marca arroja el dato de 1.970 kg y esto se siente en el momento de acelerar para arrancar o en el momento de hacer un rebase.

Infiniti QX70

Infiniti QX70. Foto: Ricardo Silverio

La Infiniti QX70 presume un motor V6 de 3.7 litros que genera 327 hp y un par motor de 267 lb-pie que se antoja insuficiente para mover con soltura todo el conjunto. En este bloque carretero la transmisión automática de 7 pasos se mostraba competente ya que las velocidades no eran altas, pero en el modo deportivo las cosas cambiaban, y esta vez no era para bien ya que los cambios no eran óptimos ni dan la sensación de control al conductor. Al final optamos por no colocar el modo manual y seguir el trayecto.

Algo que si se debe agradecer del peso total es la estabilidad de manejo que se apoya en una robusta suspensión que evita movimientos laterales y frontales al frenar, algo que por lo regular pasa con vehículos así que tiene todo el peso adelante.

La zona de curvas comenzó y nuevamente el peso y el par motor jugaron en contra de la Infiniti QX70, ya que le costaba salir a velocidad de las curvas y los frenos se notaban exigidos al intentar esperar al último momento para frenar, la parte buena de esto es que el paso por curva a relativa baja velocidad (unos 70 km en zona realmente sinuosa) era estable, la dirección apuntaba bien y en ningún momento las llantas rechinaron.

Infiniti QX70

Infiniti QX70. Foto: Ricardo Silverio

Por un momento de este viaje tocó una zona de terracería, que permitió sentir el desempeño de la suspensión en terreno complicado y podemos decirles que fue muy firme para esa situación. El gasto de combustible en esta primera parte del trayecto fue relativamente bajo al mantener una velocidad constante, luego de comprobar que no es una camioneta deportiva, pero en ciudad se siente más el consumo, y sobre todo lo resiente el bolsillo al llenar un tanque de 90 litros.

En un viaje posterior también nos enfrentamos a situaciones similares de carretera, pero con tramos de subida, punto donde se acentuaba el esfuerzo del motor para mover la Infiniti QX70.

Infiniti se ha enfocado mucho en mejorar sus modelos sedanes, dotándolos de capacidades deportivas que pueden rivalizar con los conocidos alemanes, pero en el segmento de los SUV, pareciera que siguen apostando por un mercado maduro o familiar ya que ofrece un desempeño señorial y tranquilo, podríamos decir que le falta emoción pero existe un mercado que solo busca moverse del punto A al B con mucha clase y comodidad.

Precio de la unidad probada al mes de marzo de 2015 en México: 905.900 pesos