Un grupo de alrededor de 120 trabajadores de Honda Japón, desarrollo el Honda S-Dream Streamliner con la idea en mente de batir el récord de velocidad para la marca que habían fijado con el monoplaza de la Fórmula 1 en 2006 con Jenson Button al volante.

El proyecto “Bonneville Speed Challenge” fue dado a conocer internamente por el equipo de Honda R&D en Japón en el 2015 e inmediatamente se seleccionaron 16 afortunados de un total de 100 voluntarios; incluyendo el líder del proyecto Keisuke Tsuta, para desarrollar y fabricar el que sería el vehículo encargado de romper el récord. El reto era simple, más no sencillo: “Romper el récord de velocidad para un motor de 660cc”.

Honda S-Dream Streamliner

Honda S-Dream Streamliner. Foto: Honda

El grupo de ingenieros inmediatamente comenzó a estudiar minuciosamente cada elemento del motor S660 y renovó varias de las piezas, incluyendo el bloque del motor, los pistones, el cigüeñal y las válvulas de admisión. Todo lo anterior con la esperanza de obtener tres veces más potencia de la que normalmente entrega esta planta de poder. Adicionalmente se reemplazaron y reforzaron algunos materiales con la finalidad de que la unidad fuera más rígida y pudiera soportar el arduo trabajo al que sería sometido. Teniendo todo listo, el Honda S-Dream comenzó su etapa de pruebas en Japón completando varias sesiones antes de ser llevado a los Estados Unidos.

En su primera corrida en las salinas de Bonneville, el equipo se enfrentó al primer problema de logística cuando el piloto Hikaru Miyagi reportó a los ingenieros la poca visibilidad que el vehículo tenía.

Por más extraño que parezca este problema no había sido detectado anteriormente porque en Japón todas las señalizaciones de la pista en donde fue probado el vehículo permitían al piloto tener una excelente referencia de donde se encontraba; pero la situación fue completamente diferente en las vastas salinas estadounidenses en donde la tarea de apuntar el auto hacia la dirección correcta se convirtió en una tarea realmente complicada.

Honda S-Dream Streamliner

Honda S-Dream Streamliner. Foto: Honda

Afortunadamente el equipo tuvo tiempo para reaccionar y llevar el auto al centro de Desarrollo de Santa Clarita, California para modificar prácticamente toda la carrocería y tener el vehículo a tiempo justo 10 días antes de su cita en Bonneville.

Honda fue invitada a realizar una nueva oportunidad en donde justamente pudieron marcar el nuevo record FIA antes mencionado. De hecho, el equipo logró registrar una velocidad de 428 km/h hacia el final de la jornada, pero no pudieron repetir la velocidad en la rodada de regreso que es necesaria para poder registrar el record.

El nuevo récord mundial de velocidad FIA de 421,446 km/h (ida) y 421,593 km/h (regreso) para un vehículo de la Categoría A, Grupo 1, Clase 4; no solo marcó historia, sino que además superó con creces la actuación que hace años Honda había logrado en este mismo escenario con un automóvil de F1 en el año 2006 con un promedio de velocidad de 400 km/h, hace diez años antes.