Hace unos años Chrysler, General Motors y Ford tuvieron una severa crisis financiera, las dos primeras tuvieron que acudir por ayuda gubernamental, pero en el caso de Ford no fue así. La marca del ovalo azul se apoyó mucho en su división europea y ese fue un artífice de la mejora en ventas y sobre todo diseño y calidad de materiales, obvio ante esto debemos dejar al lado los problemas con las transmisiones que han sido el calvario para la marca. En el pasado el Ford Focus RS era radical y con estilo americano, ahora tiene refinamiento europeo y le queda muy bien.

La generación pasada del Ford Focus RS se lanzó al mercado con un estridente color verde, con contrastes de carrocería en negro brillante, el muy visible alerón trasero, tracción delantera, vamos todo lo que busca el cliente americano en cuanto a llamar la atención. Ahora las cosas cambiaron con un estilo más sobrio que proviene de la nueva generación del Focus y el recién presentado Fiesta ST.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

El diseño toma la base del Ford Focus ST, aunque obvio con mejoras y estas se pueden observar en la fascia que muestra nuevas molduras para la parrilla superior e inferíos así como las tomas laterales que de paso montan LED´s. Las luces no cambian con respecto al ST. La parte lateral solo cambia con nuevos faldones y claro neumáticos y rines específicos en terminación de color de negro brillante.

Atrás las cosas tampoco son extremas, de hecho si no es por el color azul (que puede o no gustarle mucho) parecería un ST sin más. Un discreto alerón superior, diseño limpio, una vista reducida de luces y un difusor un tanto genérico son la combinación que nos ofrece el Ford Focus RS. Esta combinación de diseño tan sobrio en un auto de altas prestaciones se ha convertidfo en una moda actualmente, aunque a decir verdad preferiría algo más diferenciado de los modelos inferiores, o tal vez a usted no le guste llamar la atención.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Al interior las cosas tampoco cambian significativamente, ya que el tablero y elementos generales se mantienen igual agregando solo algunas nuevas funciones de botonería, donde si existe una mejora abismal es en los asientos de competencia firmados por Recaro que brindan una excelente sujeción. Dichos elementos están forrados en piel y alcántara y permiten ver costuras en tono azul que también se muestran en el volante.

Apartado mecánico

Todo lo anterior puede sonar genérico y común, pero donde cambian las cosas es en las entrañas de este Ford Focus RS, además claro de la buena cantidad de electrónica que emplea para la gestión del motor EcoBoost de 2.3 L el cual desarrolla 350 hp y un par motor de 350 lb-pie. Todo esto va asociado a una caja manual de seis velocidades, misma que es un acierto en este presente de cajas duales y automáticas que pueden ser más rápidas, pero no más emocionantes, claro si es un “romántico” del manejo manual.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

La puesta a punto de la suspensión es muy firme y aunque puede usarse en el día a día si sentiremos cada imperfección del camino y la parte baja de la fascia podrá sufrir al atacar una rampa. La dirección creo que es uno de los puntos más fuertes del Ford Focus RS, es muy precisa y firme, en pocas palabras “apunta increíble”.

En cuanto a la electrónica cuenta con todos los elementos de seguridad que ya son básicos y los ya necesarios modos de manejo que en el Ford Focus RS toman mucha importancia con las opciones: Normal, Sport, Track y Drift, donde los dos últimos son los realmente divertidos.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Y bueno, el Ford Focus RS es uno de esos autos que tomo muy a título personal porque me gusta, y con todo y lo llamativo de la generación pasada también era muy divertido pero tenía un problema enorme, y era el fenómeno de torque en la dirección es decir con la tracción delantera hacía complicado tomar una incorporación a velocidad o incluso el curveo cerrado, ya que nos movía la dirección haciéndola imprecisa lo que sobra decir que es un problema y de paso causaba el efecto de irse de frente. Vamos, pura potencia poco control.

Pero el nuevo Ford Focus RS me llamó la tención desde que fui por él a las oficinas de Ford México ya que en la calle en modo Normal se maneja como un Focus ST, con suspensión firme uy un sonido de motor diferenciado, fuera de eso y de ser un imán a la vista por el tono azul las cosas eran normales, esto hasta las zonas de topes y al ingresar a la rampa de la oficina donde tuve que tomarla con cuidado para no dañar la fascia. La circulación en ciudad fue mínima ya que nos esperaba la pista que en esta ocasión fue la gran plancha de Off Road en Toluca Edo. De México.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Durante el tramo para llegar a dicha pista un miércoles muy temprano usé el modo Sport, que no cambió mucho los parámetros de manejo y solo se sentía un ligero incremento en la entrega de potencia , en este modo las ayudas electrónicas siguen al máximo por lo que literalmente en las curvas iba “sobre rieles”. Desde este punto la dirección me gustó y mucho, se encuentra a niveles de un súper deportivo de mayor precio pero un en un auto compacto apto para cuatro personas y algo de equipaje.

Por fin llegamos a la pista luego de un paso por camino adoquinado que causó que se sacudiera hasta el cerebro y aquí luego de limpiarlo un poco comenzamos nuestro trabajo que consistiría en curveo a velocidad, aceleración y claro ver “a qué sabía ese modo Drift”.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Modo Track puesto y las cosas cambiaron significativamente ya que las ayudas electrónicas se reducen, aun así era realmente complicado sino es que imposible sacarlo de balance incluso abusando del freno de mano en curva. Esto habla de excelente manera del reparto de potencia entre las ruedas y el conjunto de chasis-suspensión que permiten sentir una aceleración contundente, manejo preciso y frenada potente sin movimientos nerviosos, esto por así decirlo es el lado europeo del RS y el lado americano llegaría con el modo Drift.

Luego de dar muchas vueltas por el mismo trazo ya tenía medidas las curvas así que me detuve, caja en neutral y modo Drift, aquí incluso el sonido del motor cambia y se eliminan o reducen al mínimo las ayudas y lo sentí desde la primera curva cerrada donde el Ford Focus RS se fue de atrás de inmediato. Al principio lo controlé como tengo entendido, es decir contravolanteando y usando gradualmente el acelerador, pero me dije “ey traes el modo drift”. Así que intenté con el freno de mano y no funcionó cosa que se me hizo muy rara, y luego entendí que todo era con velocidad y volanteo.

Ford Focus RS

Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

La situación era tomar una curva a velocidad media y realizar un movimiento enérgico sobre el volante y de inmediato el auto se irá de atrás, y yo ya no tenía que dosificar tanto el acelerador para que el RS continuara con este movimiento lateral que podía llevarse hasta hacer donas, lo único que debía cuidar era el movimiento de la dirección para no cerrarla demasiado y terminar con el momento de giro. Tal vez esto le suene a muy artificial y bueno, sí lo es pero es realmente divertido toda vez que la especialidad del drift requiere mucha práctica… y dinero para comprar muchas llantas, así que este modo nos pone por momentos en el lugar de los profesionales.

El Ford Focus RS es un auto realmente sorprendente con un precio tal vez demasiado alto (683.000 pesos mexicanos a marzo del 2017) tomando en cuenta que solo mejora el motor y sistemas dejando todo lo demás prácticamente igual. De manera personal quisiera algo más diferenciado que el ST así como un sonido con más carácter del motor, aun así vale mucho la pena y se convierte en una opción de track day muy suculenta y no dudemos que en algunos meses comenzarán las preparaciones que llevarán a ese Ecoboost hasta los 400 hp.