A mediados de la década del 2000, Chrysler todavía trabajaba de la mano con Daimler, por lo que podían utilizar sus plataformas, por ello la casa americana tomó prestada la plataforma del Mercedes-Benz SLK para tener así su propio deportivo biplaza con un excelente manejo e identidad norteamericana.

Pero las ventas no fueron lo esperado, y por ello el último año modelo del Crossfire fue el 2008 dejando este buen modelo en el olvido. Ahora Fiat (perteneciente al grupo FCA) tomó la plataforma del recién presentado Mazda MX-5 para la creación de un biplaza ligero, tratando así de regresar a las raíces italianas. El resultado usted lo juzgará a nivel estético.

FIAT 124 Spider

FIAT 124 Spider. Foto: Fiat

El diseño no puede ocultar las formas del MX-5 aunque obviamente las luces parrilla y detalles del cofre son distintos, la parte trasera apenas se ve modificada pero con el tiempo seguramente adquirirá su propia identidad. Al interior fuera del emblema de Fiat en el centro del volante y algunos detalles de vestiduras, es lo mismo que en la versión japonesa.

Hasta aquí las cosas parecieran lo mismo, pero en el caso del Fiat 124 Spider ha recibido un trasplante de corazón y se olvida del SkyActiv para dar lugar al 1.4 litros MultiAir turbo de 160 hp y 250 Nm de par, mismo que se encuentra en el Abarth 500. Esto asociado a una caja manual o automática en ambos casos de seis pasos.

Cuando se presentó el Mazda MX-5 la marca presumió mucho del trabajo de la suspensión, el ligero chasis y claro, el manejo, elementos de los cuales también disfrutará el Fiat 124 Spider.

Al final la decisión de compra se decidirá por dos puntos muy importantes, primero el diseño y luego por el desempeño ya que el japonés es normalmente aspirado de 155 hp y el “italiano” tiene 160 hp turbo.