A finales del año pasado les informamos que la séptima generación que duró 13 años del Rolls-Royce Phantom terminaría este 2017 y hoy se ha hecho oficial con el “último de los fantasmas”. El Phantom cuenta con una historia de 90 años en los que ha sido la cúspide del lujo para la Rolls-Royce pero hasta en este segmento de lujo donde las cosas se mueven a un ritmo menor, se tiene que evolucionar.

El último Rolls-Royce Phantom VII es un pedido especial para un coleccionista de la marca quien pidió una versión alargada que llega hasta los 6.092 mm en color Blue Velvet contrastado por delgadas líneas laterales, llantas con franja blanca (White-Walls) y el emblema del “Espíritu del Éxtasis” en plata maciza. Hasta aquí las cosas son elegantes y sobrias pero al interior el ostentoso dueño pidió que evocara a un yate o incluso un trasatlántico.

El último Rolls-Royce Phantom VII

El último Rolls-Royce Phantom VII. Foto: Rolls-Royce

Dicen que “de la moda lo que te acomoda” que es otra forma de decir que cada quién tiene sus gustos y formas de apreciar el buen gusto. El Rolls-Royce Phantom VII cuenta con detalles como tapetes con grabado de oleaje, reloj con horario mundial, vestiduras blancas que contrastan con los insertos de madera grabada con motivos de marítimos… vamos, el que lo pagó podía hacer lo que quisiera con la decoración no importando que fuese el último de un linaje muy especial.

Además de estos detalles el Rolls-Royce Phantom VII cuenta con las mejoras que había implementado la marca como el techo perforado que emula un cielo estrellado, técnicas de vestiduras e insonorización, así como mayor privacidad para las plazas traseras.

El último Rolls-Royce Phantom VII

El último Rolls-Royce Phantom VII. Foto: Rolls-Royce

En el apartado mecánico las cosas no cambian y de hecho no lo necesitaba ya que cuenta con el bloque V12 atmosférico de 6.75 litros que desarrolla 460 hp y un par motor de 719 Nm. Este dato también es historia toda vez que la octava generación que se presentará en el 2018 llegará con un motor también V12 pero biturbo. Adiós Rolls-Royce Phantom VII, te esperamos octava generación.