Podríamos considerar que Aston Martin en voz de su CEO Andy Palmer ha sido uno de los que “más se ha comido sus palabras” con respecto a hablar sobre el futuro de la marca y es que él como Lamborghini dijeron que no tenían que cambiar las mecánicas de sus autos y bueno ya hemos visto el resultado en el presente al igual que BMW que no tendría diesel de altas prestaciones, ni tracción delantera, en fin. Ahora el motor Aston Martin V12 normalmente aspirado dice adiós, el cual daba vida al Rapide.

Aston Martin Rapide V12

Aston Martin Hybrid Hydrogen Rapide S race car

Aunque esto no quiere decir que el Aston Martin Rapide vaya a desaparecer, no lo que pasa es que tendrá una fuerte transformación, y no crean que esto es nuevo, ya que justo con el Rapide la marca ha experimentado tecnologías alternas, por ejemplo en el 2013 se presentó el concepto Hybrid Hydrogen Rapide S race car y en el 2015 el full electric RepidE concept, y este será la base para el que veremos en el 2018.

Sí, eso quiere decir que el próximo año conoceremos la siguiente generación del Rapide solo que en versión totalmente eléctrica y que destaca mucho por ser el auto más grande de la gama y seamos sinceros los dueños de un auto de estas características que no es un deportivo pura sangre no les interesa correr sino presumir así que no afectará tanto en las ventas de la marca, de hecho han prospectado buenas ventas de cara al 2020.

Aston Martin Rapide V12

Aston Martin full electric RepidE concept

Según las primeras declaraciones de Andy Palmer el nuevo Aston Martin Rapide estará en el rango de los 500 a 1.000 hp y tendrá una autonomía de 500 km, con lo que ya estaría a niveles de rivales como el Tesla Model S. Y si hablamos de desempeño sabemos que la entrega de torque, sabemos que los motores eléctricos es instantáneo por lo que al menos en aceleración será prácticamente igual a un V12, adiós sonido y la interrogante más grande que se nos ocurre es como jugarán con el peso, tomando en cuenta que la gama Aston Martin no es precisamente ligera.