Después de numerosas y exigentes pruebas, el Audi lunar quattro ha perdido ocho kilos de peso y ha incorporado la tecnología Audi e-tron. De esta forma se encuentra listo para superar los más difíciles obstáculos que se encuentre durante su exploración por la Luna. El grupo de ingenieros y científicos alemanes dedicados al proyecto, anunció en el Audi City de Berlín que pretenden completar los 385,000 km de viaje para que el vehículo llegue a la Luna a finales de 2017, utilizando la nave espacial Spaceflight.

Audi y el grupo alemán de ingenieros anunciaron su asociación a principios de 2015 con un objetivo común: reunir de forma conjunta la máxima experiencia tecnológica posible para mandar un vehículo no tripulado a la Luna, dentro de la competición Google Lunar XPRIZE. Con el objetivo definido, 16 expertos de Audi han estado apoyando al equipo de científicos para optimizar el vehículo lunar de cara a su misión. Audi ha aportado, sobre todo, su experiencia en tracción quattro, así como sus conocimientos en construcción ligera, tecnología de propulsión e-tron y diseño, para ayudar al equipo de Berlín con el desarrollo.

Audi lunar quattro

Audi lunar quattro. Foto: Audi

A lo largo de los últimos meses, los expertos de Audi han estado trabajando en la distribución inteligente que el vehículo lunar hará de su tracción total, optimizando su electrónica de alto rendimiento y aportando su experiencia en conducción pilotada al proceso de desarrollo. Con el fin de aumentar la estabilidad y la superficie de contacto, los ingenieros y diseñadores han ampliado tanto el tamaño del vehículo como sus ruedas. También han reducido el peso de 38 a 30 kilogramos, utilizando una combinación óptima de materiales y la impresión 3D en aluminio. Además, el vehículo ha sido sometido a sofisticadas pruebas, como la realizada en la cámara climática de Audi, en la que se simularon las condiciones extremas de la Luna, para poner a prueba todos los componentes y examinar su idoneidad.

Una vez en la Luna, el Audi lunar quattro tendrá cuatro cámaras para ayudarle en su orientación. También se usarán para examinar objetos y tomar fotografías en formato 3D y 360°. Uno de los atractivos del recorrido serán los restos de la misión Apolo 17 que aún se encuentran en Valle de Taurus-Littrow. ALINA, el módulo de alunizaje que utilizarán los científicos del proyecto, pisará la Luna con dos Audi lunar quattro a bordo cerca del punto que se utilizó en 1972. La sonda viajará a la Luna en una lanzadera semejante a un Falcon 9 con una capacidad total de transporte de 100 kilogramos. Además de los dos vehículos lunares, los científicos del proyecto podrán incluir equipos de investigación de otros socios, entre los que se encuentran la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), la Agencia Espacial Europea (ESA) y Wikipedia, que fueron incorporados al proyecto debido a su considerable interés científico en la misión.

Audi lunar quattro

Audi lunar quattro. Foto: Audi

El equipo de científicos planea llevar a cabo la misión hacia la Luna a finales de 2017, por lo que los dos Audi lunar quattro y la sonda de alunizaje que componen la expedición deberán superar exhaustivas pruebas antes de la fecha de partida. Para ello, el equipo se desplazará hasta Oriente Medio y realizará una simulación completa de la misión; actualmente se encuentran haciendo ajustes finales.

El grupo de científicos se formó a finales de 2008 por iniciativa del experto en IT Robert Böhme. Con sede en Berlín, el equipo, formado por 35 ingenieros de tres continentes, trabaja junto con expertos internacionales con el objetivo de hacer realidad la misión lunar y reunir el mayor conocimiento posible para promover el desarrollo tecnológico y el progreso científico.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=UT50tT3zkMU]