La marca Bultaco se fundó en 1958 en Madri, España con una inspiración en el mundo de las carreras. En aquellas épocas la potencia y aerodinámica dejaba paso a máquinas sencillas de cilindradas de hasta 500 cc. Con el tiempo problemas financieros comenzaron a mermar la capacidad de Bultaco, hasta que en 1983 cerró sus puertas. En 1999 intentaron revivir con una reedición de una moto y ropa, pero las cosas no fructificaron.

En 2014 Bultaco anunció su regreso al mercado, pero con un nuevo concepto, y es que su gama sería de motos eléctricas, pero con el mismo corte de diseño que tenían, es decir esbeltas tipo trail o cross. Pero ahora durante el salón EICMA sorprendieron con un automóvil al más puro estilo de los artesanales ingleses o el Vühl mexicano.

Bultaco Linx

Bultaco Linx. Foto: Bultaco

En el apartado de diseño lo primero que salta a la vista son los colores emblemáticos de Bultaco (amarillo, blanco y negro) con un diseño un tanto caprichoso debido al trabajo aerodinámico. Y es que se pueden notar pasos de rueda anchos con alerones integrados en la parte superior, más los elementos de la fascia. El cofre y faros recuerdan un poco a los modelos ingleses pero lo que llama la atención es el deflector que se encuentra cerca del abitáculo, que tal vez demerita el diseño en general.

La parte lateral también cuenta con una forma que apoya el apoyo aerodinámico y refrigeración de los frenos. Sobresale la barra antivuelco y en la parte trasera destaca la falta de un alaerón, algo que es muy importante en estos vehículos tan ligeros, ya que la carencia de él hace un manejo más nervioso (y sí, más divertido).

Bultaco Linx

Bultaco Linx. Foto: Bultaco

La parte trasera presume una salida de escape Akrapovik y de paso deja ver elementos de la suspensión, aunque el diseño en general de los faros diste de ser deportivo o al menos de esta época con formas cuadradas y círculos grandes de las luces, que además de no tener nada que ver con las formas generales, nos hace recordar modelos de antaño.

Mecánicamente cuenta con un motor TSI 2.0 de Volkswagen que ha sido llevado hasta los 400 hp. Esta potencia sirve para mover la estructura de composite (no recurrieron a la fibra de carbono) de 800 kg. Con esta combinación se logra una velocidad máxima de 280 km/hr (limitada electrónicamente) y una aceleración a los 100 km/hr en 3.7 s. cabe señalar que muchos de sus componentes son del mundo de la competición, como el chasis de aluminio, suspensión, neumáticos y transmisión secuencial de seis pasos.

Obviamente el Bultaco Linx estará acotado a un nicho de mercado muy reducido y se verá en pocos países, además de que seguramente no tendrá un precio nada accesible.