El videojuego Gran Turismo cuenta con una trayectoria de más de 20 años de existencia y en la última entrega desarrollaron un apartado denominado Vision Gran Turismo, donde la idea original era poner a correr (aunque fuera de manera virtual) los autos conceptuales de las marcas, pronto esta idea evolucionó para que las marcas crearan autos especialmente para esta plataforma.

Bugatti Vision GranTurismo

Bugatti Vision GranTurismo

Estas creaciones serían libres de lineamientos y obviamente no tendrían que desarrollar un auto en el mundo real. El resultado ha sido una serie de experimentos muy atractivos, algunos más que otros, donde los diseñadores se han puesto a jugar en conjunto a los ingenieros y han plasmado en algunos casos mecánicas casi siempre “reales”.

El último de estos modelos presentados ha sido la visión de Bugatti, pero en este caso hace homenaje a la marca en los años 30 cuando estaba muy adentrada en el mundo del automovilismo, por ejemplo con el Type 57 donde toma el color azul que podemos ver en las fotos.

La pregunta sería ¿este concepto dibuja al sucesor del Veyron?, han existido algunas fotos filtradas del inminente nuevo súper auto de la marca que podría llamarse Chiron el cual supuestamente será un híbrido que sumará hasta 1,500 hp. Y es que el Bugatti Vision Gran Turismo muestra un frontal muy parecido a las fotos que se han filtrado.

Regresando al modelo virtual tenemos algo que en la realidad sería muy complejo, ya que el Veyron tenía un peso en el rango de las dos toneladas, lo que le hacía poco práctico en el mundo de las competencias, pero en este caso podemos ver una preparación realmente atractiva que combina las líneas de diseño clásicas de Bugatti con un auto de Le Mans.

Lo anterior podemos verlo en el apartado aerodinámico que recorre la parte baja, las llantas con pasos envolventes y el alerón trasero que simula una “aleta de tiburón” como la que se usa en los prototipos del mundial de resistencia.

El Bugatti Vision Gran Turismo, muestra como podría ser un auto de competencias de nueva era para Bugatti, aunque dista de ser un modelo de producción que funcione en alguna categoría de Le Mans, tal vez la marca debería tener alguna opción que corra en pista y retome sus viejas glorias en el automovilismo internacional.