A principios del presente año se dio a conocer el nuevo Bugatti Chiron, el sucesor del Veyron que ha significado perdidas en cuanto a lo monetario para la marca y el grupo VAG, pero sin dudas les ha dado un gran impacto mediático, y es que fue el deportivo exótico que además de ser veloz es un cumulo de detalles de lujo.

Para la creación de un auto así o de cualquier otro que cambie de generación es que antes se generan muchas propuestas en los departamentos de diseño, para al final quedarse con una y adecuarla al apartado técnico y “lenguaje de diseño de la marca”.

Uno de estos conceptos fue el que desarrollo Sasha Selipanov y que vemos sobre estas líneas, aunque solo se muestra el frontal del mismo. En este modelo se nota un diseño minimalista al extremo con tomas de aire gigantes y una forma casi esculpida realmente elegante. En el contorno de las tomas se puede observar la línea de luz y una parte baja a manera de deflector.

Este diseño se nota más grande a primera vista en comparación del Bugatti Chiron que llegó a producción. Según Selipanov la parte trasera de su concepto se inspiró en el Bugatti Type 57 SC Atlantic de 1936 que ofrecía un portón en cristal. Sin dudas sería muy interesante poder conocer todas las opciones que se barajaron antes de llegar al Chiron que hoy conocemos.