Los gustos del mercado han cambiado de una forma brutal (si me permiten el comentario) y es que mucho ha hecho la mercadotecnia de las nuevas tecnologías y de paso los problemas ecológicos y no podemos dejar a un lado las modas que en nuestro presente algo bueno dura unos meses y luego cae en el olvido. Y esta fue la historia del BMW Z4 un modelo que llegó a suplir al Z3, un pequeño roadster que privilegiaba al manejo.

En el Año 2009 el BMW Z4 comenzó a rodar, pero llegó en plena crisis energética donde los principales armadores dejaron a un lado los autos pasionales para dar paso a la razón y productos que dejaran ganancias, en algunos casos como Mitsubishi prácticamente “matan” toda su gama. Y esto fue lo que los analistas de BMW notaron por lo que congelaron el desarrollo del Z4 que se mantuvo intacto casi siete años y ahora en agosto del presente año el camino se acaba para este roadster incomprendido de la marca.

BMW Z4 fin de producción

BMW Z4. Foto: BMW

El mercado actual se está quedando sin autos de este tipo, otro ejemplo es el 370 Z de Nissan que sigue sin cambios mayores y no se le ve algún sucesor a mediano plazo, recordemos que la marca japonesa barajó que un nuevo “Z” podría llegar como crossover o SUV, algo que aberrantemente indica el destino del mercado automotriz, pero esto es obvio, el mercado apunta a las masas compradoras del futuro y no a los nostálgicos del pasado.

BMW cuenta en el presente con acuerdo de trabajo con Toyota, del cual saldrán modelos en conjunto, del mismo modo que Toyota trabajó con Subaru para crear el BRZ (del que tampoco se habla de sucesores o evolución). El fruto de este matrimonio por conveniencia será para BMW el Z5 y para Toyota el Supra.

BMW Z4 Motorsports

BMW Z4. Foto: BMW

El Z4 creció mucho con respecto al Z3, y según las tendencias de mercado y cuestiones de seguridad este trabajo conjunto lanzará un modelo tal vez del tamaño de un Serie 1, algo que se sale del concepto roadster de los Z´s anteriores pero que queda perfecto para el nuevo Supra.

Así pues llega el fin de la producción de otro deportivo, uno que la propia BMW no atendía, aunque diera tan buena imagen en las pistas internacionales. Quedará esperar por el futuro Z5 para las nuevas generaciones.