Cuando se celebre el próximo salón de Ginebra tendremos muchos lanzamientos de marcas Premium y una de ellas es Bentley que adelanta el Bentley Flying Spur V8 S que será el punto intermedio entre el motor V8 y el W12. Para este modelo el apartado mecánico se incrementa y se mejora la electrónica del manejo.

Estéticamente las cosas no cambian mucho y de hecho desde hace muchos años este modelo se mantiene ya que al igual que sus rivales de Rolls-Royce, sus diseños son atemporales. Lo único que se modifica son detalles en la parrilla, nuevo difusor y rines de 20” o como opción unos de 21”.

Al interior el lujo que le caracteriza se mantiene e incorpora insertos en madera, asientos bitono y nuevas vestiduras de colores contrastantes. Pero esto como sabemos no importa mucho ya que el cliente de un Bentley puede personalizar su auto, incluso con las ostentosas y caras terminaciones firmadas por Mulliner.

Bentley Flying Spur V8 S

Bentley Flying Spur V8 S. Foto: Bentley

En cuestión mecánica tenemos el bloque V8 de 4.0 litros que gana 21 hp para llegar hasta los 528 hp y ofrecer un par motor de 680 Nm siendo este el incremento más interesante, en casi 173 Nm, o en otras palabras el par que ofrece un auto compacto normal.

Este incremento en el par hacen que este conjunto de dos toneladas y media haga el 0 a 100 km/hr en apenas 4.9 segundos con una velocidad máxima de 306 km/hr. Algo interesante es que aun con estas sifras de potencia tiene un consumo homologado de 10.9 l / 100.

En cuanto a la electrónica incorpora nuevos modos de manejo para un sentir de comodidad o deportivo que aprovecha la tracción total que tiene una entrega de potencia de 40 % en el eje delantero y 60% en el trasero. La caja de cambios es de ocho pasos y permiten un mejor aprovechamiento de la entrega para que sea más suave.