En el apartado de “nos guste o no”, la industria automotriz ha evolucionado de gran manera y esto ha sido en un periodo relativamente corto, tal vez unos 15 años en los que me ha tocado ver como los autos eléctricos pasaron de ser una broma a una realidad, así como nuevas tecnologías que apuestan a ser más eficientes con los motores actuales.

Muchas marcas se han desayunado sus palabras al reducir el tamaño de sus motores, uso de turbos, cajas automáticas, híbridos y así pero en general nuca se había tocado un punto tan sencillo y a la vez tan importante de los autos, los espejos retrovisores y es que estos llegaban a quedar fuera solo en autos concepto. Pero ahora Audi ha anunciado que comenzará a prescindir de los retrovisores a partir del 2018, posiblemente con el Audi e-tron que se presentó hace unas semanas.

Audi e-tron

Audi e-tron

Pero esta idea no es nueva ya que nos podemos remontar al año 2004 en la película basada en la obra de Isaac Asimov I,Robot, donde el personaje encarnado por Will Smith manejaba un Audi futurista sin espejos, autónomo, conectado a una nube de información, que podía ser conducido por el humano y de paso fue parte del desarrollo del R8.

Ahora ustedes se preguntarán cuál es la idea de hacer a un lado a los pobres espejos y la respuesta es realmente sencilla, practicidad. Y es que por muy bien diseñados que estén los espejos estos generan turbulencia y ruido al circular en carretera, además que son elementos expuestos con mecanismos que pueden romperse fácilmente en el día a día. Todo esto es entendible, pero sin dudas será extraño acostumbrarnos en principio.

Audi I,Robot 2004

Audi I,Robot 2004

La idea es que como vemos en la foto interior del e-tron tenga pantallas en HD donde estarían normalmente las salidas de aire acondicionado y en el pilar A del auto un ligero apéndice con la cámara (no tan grande como el que se ve en la foto. Esto de paso ayudaría a reducir los puntos ciegos al tener mayor ángulo y además estar reforzado con los sistemas de alarmas perimetrales. Es tan buena idea, práctica y sencilla que no sabemos por qué no se había hecho antes aunque no deja de ser rara.