Tuvimos a prueba uno de los autos más atractivos del mercado mexicano, y es que sobra decir que el estilo de diseño italiano la mayor parte del tiempo “enamora”. Desde que se lanzó el Alfa Romeo MiTo como reemplazo del 147 atrajo las miradas, primero por ese frontal tan inconfundible que privilegia desde el cofre la forma de la parrilla y evoca un poco las formas de un auto tipo fórmula.

Realmente es complicado tratar de hablar del diseño, ya que las líneas suaves y redondeadas pueden hacernos evocar desde “ternura” con un auto de juguete hasta recordarnos las formas de sus “primos” de Ferrari, tal vez le faltan elementos que lo hagan verse más agresivo, pero no nos queda duda de que italiano contemporáneo, porta trae un traje a la medida con “zapatos” deportivos, y no nos referimos sólo a los neumáticos sino también al desempeño de su motor.

Así que esta vez nos desmarcaremos del apartado del diseño, para dejarte la última palabra, sólo te diremos que el MiTo no se parece a nada en el mercado, y eso en este presente de autos en serie, es un punto diferenciador.

Interior

El conjunto de los interiores es realmente atractivo, que no puede catalogarse como 100% deportivo ya que tienen varios elementos de lujo, el volante con tapicería en cuero que permite ver las costuras blancas ofrece un excelente agarre. Mientras que las texturas (no las de plástico) de la consola y tableros logran un ambiente sobrio y sofisticado.

La vista también se ve beneficiada por los insertos en tonos de aluminio pulido y formas que asemejan a la fibra de carbón. Los asientos se combinan de manera perfecta, ya que además de ser cómodos y brindar excelente sujeción lateral y lumbar. También tienen un diseño atractivo que combina la piel con la tela, y presume en el respaldo el logo de la marca en relieve.

El único punto disonante, que sin duda puede ser mejorado facilmente, se refiere a los plásticos en los paneles de las puertas y tablero así como terminaciones en detalles, que deberían ser superiores en un modelo como éste.

MiTo, es la abreviación de dos ciudades Milano, donde fue diseñado y Torino donde es ensamblado.

Apartado mecánico

Alfa Romeo, y en general el Grupo FCA (Fiat Chrysler Automobiles), ha hecho un gran trabajo en el apartado de motores relativamente pequeños ayudados por un turbo. El MiTo cuenta con un bloque de cuatro cilindros en línea 1.4 l (1.368cc), llamado MultiAir, que desarrolla una potencia de 170 hp. El par motor se queda en el rango de las 184 lb-pie, y la entrega se siente desde las 2,500 rpm.

La caja de cambios del modelo que probamos es manual de seis pasos. Este modelo con tracción delantera, según la ficha técnica, puede alcanzar una velocidad máxima de 219 km/h y el 0 a 100 en 7.5 segundos, algo que tal vez se podría mejorar, reduciendo el peso del modelo, que tiene un impacto negativo sobre todo en el el arranque.

El manejo

El MiTo tiene un manejo “extraño”, propio y no en el mal sentido de la palabra, derivado de la respuesta del motor y las capacidades mecánicas que pueden cambiar gracias al sistema D.N.A. del modelo, que no es otra cosa que los modos de conducción. En este caso tenemos tres opciones: All Weather, Natural y Dynamic, donde intervienen de menor o mayor forma los sistemas electrónicos. Este auto, a diferencia de algunos otros, tiene una fuerte personalidad que obliga al conductor a conocerlo antes de poder “domesticarlo.

La posición de manejo es excelente, muy natural y baja, y no perjudica la visibilidad lateral, la suspensión es suave y permite filtrar gran parte de los malos caminos, aunque en el caso del Quadrifoglio Verde, los neumáticos y rines (18”) podrían sufrir con un bache.

Al arrancar el auto el sonido es suave, incluso a velocidad las cosas no cambian mucho, algo que puede o no gustarle. En la ciudad manejamos el auto en modo All Weather y Natural, donde la entrega de potencia es limitada, algo bueno en situaciones de tránsito pesado, además esto ayuda a reducir el consumo de combustible. Obviamente este es el modo que usaremos la mayor parte del tiempo, donde también tendremos una dirección suave que se combina con la suspensión activa con la que cuenta la versión Quadrifoglio Verde.

Posteriormente tocó colocar el D.N.A. en el modo Dynamic, donde las cosas cambian totalmente, la entrega de potencia es más contundente, y llevar al límite al MiTo gracias a la caja manual es realmente divertido, o como dice Jesús Gallo, director de la Alfa Romeo México, nos deja siempre una sonrisa. En este modo el destino fue un camino sinuoso en carretera. La recuperación de velocidad entre marchas es buena gracias al turbo, pero algo que le resta capacidad dinámica es la suspensión, si bien es activa, se siente un tanto suave en el paso por curva.Esta suspensión también juega un poco en contra en el momento de la frenada ya que el Alfa Romeo MiTo tiende a tener movimientos nerviosos. Cabe aclarar que estos efectos, salen a relucir a la hora de demandar el auto en un manejo rápido y no en momentos cotidianos por lo que no es un problema en realidad.

Si bien el Alfa Romeo MiTo, no es un deportivo pura sangre, sí es un modelo con mucho estilo, acabados de lujo y una ágil conducción, que puede ser muy extrovertida dependiendo de las habilidades del conductor y su modo de manejo. En suma es una excelente opción diferenciadora en el mercado mexicano.