Debo confesarles que de las marcas Premium Mercedes-Benz es mi predilecta, sí, al manejar uno de estos modelos se me olvida un poco la objetividad pero es que al final también soy humano ¿no?, si bien la electrónica a permeado a toda la industria automotriz y muchos autos ya son un gadget con ruedas -y claro, la inminente conducción autónoma- quedan algunas marcas que todavía apuestan por la emoción como es Mercedes-Benz, Porsche y en los autos no tan Premium Peugeot o Mazda.

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Hace unos meses tuvimos a prueba el Mercedes AMG C63 S una máquina realmente sobresaliente, pero ahora tuve la oportunidad de celebrar con la marca el cumpleaños 50 de AMG, y esto fue en la mejor experiencia, manejando en pista, la del Autódromo Hermanos Rodríguez con toda la gama AMG.

Podría escribir muchas cosas pero creo que el principal punto es que para los amantes del manejo deportivo, los AMG todavía tienen ese “nerviosismo” que tenían los autos de antaño, es decir, movimientos de pérdida de la parte trasera, pero en este caso controlados ya que estaba en el modo Sport plus un paso antes de desconectar todo ya que así nos lo pidieron por seguridad.

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Esto causó que el manejo fuera realmente divertido, acelerar a todo en la recta principal y frenar para descolocar al modelo y entrar con gran precisión. Hoy muchos autos ofrecen cientos de caballos, pero la electrónica da el manejo haciendo que el piloto solo crea que es bueno, esto es un peligro ya que se confía y puede causar un problema por impericia a mayor velocidad, recordemos aquella gran verdad de “a la física no se le gana”.

Mercedes AMG todavía permite un manejo emocional y lo combina con seguridad en el día a día. Además creo que lo más importante de mi día con AMG en pista fue valorar mejor las nuevas tecnologías y es que si bien me gustan los grandes bloques V8 con su sonido y empuje los nuevos motores turbo me sorprendieron.

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Y es que en dos ejercicios me pude percatar que no todo es un V8, ya que en un arranque desde cero de un V8 contra un 4 cilindros turbo las cosas no eran muy distintas, un par de metros de diferencia a lo mucho. Y esto es obvio por el peso del ocho cilindros además de la tracción a las cuatro ruedas de los turbo, ya que se aprovecha la tracción y se tiene mejor respuesta.

Pero al final fueron las vueltas en pista lo que me convenció de ver a los motores “pequeños” con turbo de otra manera, y es que en esta parte me tocó un A45, que se movía y sonaba de una manera impresionante, mientras que los V8 penalizaban en una frenada temprana y mayores fuerzas inerciales al dar vuelta.

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Mercedes-Benz AMG 50 Años México

Estos detalles por lo regular solo se sienten en pista, pero si esto lo trasladamos a la vida real, nos da un manejo muy seguro y firme, mientras que en la carretera tendremos mucho sabor de la vieja escuela al manejar.

Mercedes-Benz AMG 50 Años México